Gracias por tu vida, Mercedes